Nuestros álbumes internacionales favoritos de 2016 hasta la fecha (4/4)


Hemos superado ya el ecuador de este año 2016, en el que se ha publicado una enorme cantidad de álbumes internacionales de elevadísima calidad, y desde El Ukelele queremos traeros, en orden ascendente porque lo bueno se hace esperar, los que han sido nuestros álbumes favoritos hasta la fecha, incluyendo los trabajos de artistas como Radiohead, Swans, Beyoncé, Anohni o Kendrick Lamar


Os recordamos que estos son nuestros álbumes favoritos en El Ukelele y por tanto, los que más nos han gustado, como opinión personal. No pretendemos insinuar que los álbumes de los que se va a hablar en estos artículos sean indiscutiblemente los mejores, ni mucho menos, sino intentar exponer nuestros pensamientos acerca de ellos y si, además, conseguimos que tú, querido lector, descubras aquí a tu nuevo grupo favorito (nunca se sabe), ¡mejor que mejor!

Hemos llegado al final de nuestro ranking personal de álbumes favoritos de 2016. En esta cuarta y última parte os traemos los que han sido nuestros 5 álbumes favoritos de esta primera mitad de año (aquí puedes leer la primera entregaaquí la segunda, y aquí la tercera). Vamos allá:

5. Amnesia Scanner – AS EP (Young Turks)

qoZuxHiPara el quinto puesto me he tomado la libertad de hacer una pequeña trampa, ya que AS no es un LP, sino un EP. Amnesia Scanner son un dúo de Berlín, y en este nuevo trabajo nos traen un conjunto de 6 cortes en los que combinan el Glitch Hop con una gran variedad de géneros. En concreto, encontramos influencias de Trap, UK Bass e incluso Grime.

El EP se compone de una colección de sonidos predominantemente oscuros, con bases rítmicas potentes y graves acompañadas de arreglos electrónicos y sonidos que bien podríamos encontrar en algún trabajo de IDM. Además, todo está bañado en un agresivo sonido industrial que recuerda a los mejores momentos de los últimos trabajos de Oneohtrix Point Never. No obstante, he de decir que todo eso son meras aproximaciones, ya que intentar describir el sonido de Amnesia Scanner es entrar en un jardín que no está al alcance de cualquiera. Es una música tan difícil de describir como fácil de sentir. Y digo sentir en lugar de disfrutar porque a veces la música de AS te envuelve hasta el punto de hacerte sentir incómodo, de agobiarte, y creo que ahí es precisamente donde reside lo interesante del trabajo. Te invito a que te tomes un descanso antes de continuar con el siguiente puesto y escuches este EP para poder comprender a qué me refiero.

Por desgracia, el trabajo no se extiende más allá de los escasos 21 minutos de duración. Sin embargo, son más que suficientes para dejar claro que los de Berlín saben lo que hacen cuando se trata de música electrónica. Si disfrutas de los trabajos de artistas como Oneohtrix Point Never o Burial, sin duda este EP es para ti.

Género: Electrónica / Glitch Hop

Valoración personal: ★★★★★  (9/10)

Cortes favoritos: todos menos quizá ‘AS Wood Gas’

4. Kendrick Lamar – untitled unmastered. (Aftermath Entertainment)

kendrick-lamar-untitled-unmasteredEl rey del hip hop, Kendrick Lamar, sorprendió en marzo de este mismo año con un misterioso nuevo trabajo, lo cual era de extrañar, ya que hacía menos de un año que el de Compton había publicado su mundialmente aclamado por la crítica To Pimp a Butterfly (Aftermath Entertainment / Top Dawg, 2015), ganador del Premio Grammy al Mejor Álbum de rap. Al poco tiempo se conoció que este nuevo untitled unmastered. se componía de los cortes de las sesiones de To Pimp a Butterfly que no acabaron teniendo cabida en el disco. Es curioso que un álbum compuesto de las “sobras” de otro álbum se consolide como uno de los trabajos más interesantes del año, y uno de los mejores para una gran parte de la crítica especializada. Curioso, pero cierto.

Curiosamente también, el primer corte del trabajo (que no tiene nombre, ya que están titulados ‘untitled 1’, ‘untitled 2’… acompañados de una fecha por cada corte) está estrechamente conectado con el último corte de To Pimp a Butterfly, ‘Mortal Man’, en el que Kendrick Lamar emula una supuesta conversación con el ya fallecido Tupac Shakur, en la que este explica su metáfora de cómo la tierra se abriría para tragarse a los pecadores. Es esto mismo lo que Kendrick Lamar explica en sus versos, acompañados de una base instrumental de Jazz, tan versátiles como en todo a lo que nos tiene acostumbrados el californiano.

En el segundo corte, manteniendo la instrumental de Jazz pero incorporando ahora un intenso sabor a Trap con sus rolling hi-hats, Kendrick nos habla de su conflicto interno al tener que compaginar su fama mundial como un artista internacional con sus raíces en Compton, donde sus amigos y familiares aún viven la vida del ghetto. Un corte en el que Kendrick nos vuelve a demostrar su gran versatilidad, combinando a la perfección jazz y trap en un tema con un flow que asusta. El Trap vuelve en ‘untitled 7’, cuya primera mitad (titulada ‘levitate’ más adelante por el propio Kendrick al publicarla como single) contiene los minutos favoritos de un servidor de entre todo el trabajo. Esta vez no hay instrumental de Jazz, pero encontramos un Kendrick escupiendo barras con más flow que nunca. El caso contrario sería ‘untitled 5’, otro de mis cortes favoritos, en el que la instrumental es puro jazz y cuenta con la colaboración de Anna Wise y Jay Rock.

Por una parte me alegro de la publicación de este trabajo, ya que es, como decía al principio, uno de los más interesantes del año. No obstante, me habría gustado tener una versión mastered, ya que muchos de los temas habrían cobrado mucho más sentido a nivel de sonido y producción. Pero esto es lo que hay y así es como Kendrick Lamar lo quiso. A caballo regalado no le mires el dentado.

Género: West Coast Hip Hop / Jazz Rap

Valoración personal: ★★★★★  (9/10)

Cortes favoritos: ‘untitled 7 | levitate’, ‘untitled 5’, ‘untitled 2’, ‘untitled 6’, ‘untitled 8’

3. Denzel Curry – Imperial (C9)

artworks-000150260639-uuaivv-t500x500Denzel Curry es uno de esos artistas que te hace replantearte qué estás haciendo con tu vida. Y es que el rapero originario de Florida tiene nada más y nada menos que 21 años. En marzo de este año y sin previo aviso, publicó Imperial, su segundo álbum de estudio, y ha resultado ser una enorme sorpresa para muchos.

Imperial comienza con una declaración de intenciones titulada ‘ULT’. En este primer corte del álbum, Curry nos regala una de las mejores bases de Trap que se han producido en los últimos años. El beat es potente, los rolling hi-hats, por supuesto, están ahí, y la producción es excelente. A esta brillante instrumental se le suman las barras de Curry, con un flow especialmente agresivo y rápido. Además, el estribillo es una de las partes más pegadizas de todo el trabajo.

Y no baja el nivel el estadounidense, ‘Gook’ mantiene la instrumental oscura y punzante junto con la agresividad en las barras de Curry, demostrando que la espectacular producción de ‘ULT’ no era casualidad. Pero no es hasta que llega ‘Sick And Tired’ cuando la agresividad en el flow de Denzel Curry alcanza el culmen de Imperial, de nuevo con un beat potente y un estribillo pegadizo. Definitivamente, la fórmula funciona. No obstante, Curry parece estancarse un poco en la monotonía con el paso de los cortes a lo largo del trabajo, faltándole algo de versatilidad en el flow, algo que intuyo que es cosa de la inexperiencia propia de un joven de 21 años.

Tras una inofensiva colaboración por parte de Rick Ross en ‘Knotty Head’ y tras caer en el cliché de los estereotipos racistas en ‘Narcotics’, la segunda mitad del trabajo se muestra menos agresiva, pasando los temas a tener un sabor mucho más personal e introspectivo. Es el caso de ‘Pure Enough’, el gran grower del disco. Empecé odiando este corte, pero tras repasar la letra y entender la canción como parte de un intenso ejercicio de auto-reflexión, se ha convertido en uno de mis favoritos, y, sin duda, una pieza más que clave de un trabajo tan personal como lo es Imperial.

Si un Denzel Curry de 21 años recién cumplidos es capaz de sacar a la luz un trabajo como Imperial, me asusta pensar con qué puede sorprendernos el de Florida en un par de años. Yo, sin duda, voy a estar muy pendiente.

Género: Trap Rap

Valoración personal: ★★★★★  (9/10)

Cortes favoritos: ‘ULT’, ‘Sick And Tired’, ‘Gook’, ‘This Life’, ‘If Tomorrow’s Not Here’, ‘Pure Enough’

2. Radiohead – A Moon Shaped Pool (XL Recordings)

radiohead-amsp16500pxRadiohead son… bueno, creo que a estas alturas Radiohead ya no necesitan presentación. A Moon Shaped Pool es el esperado, esperado, esperado, esperadísimo sucesor del controvertido The King of Limbs (XL Recordings, 2011). El trabajo de los ingleses supone, sin duda alguna, un gran paso adelante respecto a su predecesor, que dividió la opinión de la crítica especializada y, sobre todo, de los fans de la banda, generando opiniones mayormente negativas.

La campaña que precedió a la publicación del trabajo fue, cuanto menos, curiosa, ya que eliminaron cualquier rastro de la banda en internet: su Twitter quedó sin tuits, su página web quedó en blanco… algo estaba pasando. Al poco tiempo, se publicó el primer single del disco, ‘Burn The Witch’, junto con su videoclip oficial. Esta se convertiría en el primer corte del disco. Una fusión acertada de cuerdas, electrónica y sutileza.

El segundo adelanto que se nos enseñó fue ‘Daydreaming’, también junto con su curioso videoclip rodeado de teorías. La canción recupera algo de lo etéreo de la era Kid A, salvando las distancias. Un corte lento, largo y devastador en el que Thom Yorke nos habla de cómo “los soñadores nunca aprenden”, en unos versos que probablemente hagan referencia a su reciente divorcio.

Siguiendo con el orden alfabético de la tracklist (no sé cómo lo hicieron, pero pese a estar los cortes ordenados alfabéticamente, el álbum goza de una brillante cohesión), ‘Decks Dark’ mantiene la sutileza de los anteriores cortes, pero con un sabor mucho más In Rainbows. Uno de mis cortes favoritos del disco, y otro de los cortes más personales por parte de Thom Yorke.

Así se desarrolla este alfabético A Moon Shaped Pool, brillando en momentos como la profundamente electrónica ‘Ful Stop’, probablemente el mejor corte de todo el trabajo. Pese a ser un tema que ya habíamos podido disfrutar en anteriores directos de Radiohead, la versión de estudio le hace bastante justicia. No es el caso de ‘Identikit’, cuya versión en directo tiene una crudeza y dinamismo que se ven algo desgastados en la versión de estudio (que sigue siendo maravillosa, no me malinterpretéis).

Incluso los momentos más discretos del trabajo, como la acústica ‘Desert Island Disk’ o la electrónica ‘Tinker Tailor Soldier Sailor Rich Man Poor Man Beggar Man Thief’ contribuyen a crear una atmósfera única y bella aunque compleja que envuelve todo este trabajo, para finalmente terminar con la ya conocida por todos ‘True Love Waits’, ahora con un nuevo aroma al haber sido transportada al piano (recordemos que anteriormente era interpretada con la guitarra).

Radiohead han vuelto a ponerse en forma con este A Moon Shaped Pool tras el tropezón que supuso para muchos The King of Limbs. Pese a tratarse de un álbum compuesto mayormente por canciones “recicladas”, goza de una frescura que solo podría salir de un grupo como Radiohead. Ahora bien, no es un álbum sencillo, hay que tener paciencia. Hay que darle muchas escuchas y dejar que el álbum crezca en ti y plante sus semillas en tu alma. Pero, una vez ocurra esto, no te arrepentirás.

Género: Art Rock

Valoración personal: ★★★★★  (9.5/10)

Cortes favoritos: ‘Ful Stop’, ‘Daydreaming’, ‘Burn The Witch’, ‘Decks Dark’, ‘Identikit’, ‘Present Tense’, ‘True Love Waits’

1. Swans – The Glowing Man (Young God Records)

360x360_01-1Y, finalmente, en la cima de este top que hemos ido desarrollando a lo largo de cuatro entregas, tenemos a Swans, la banda de rock experimental formada en 1982 por el actual líder y único miembro fijo de la banda desde su formación, Michael Gira.

En 1997, la banda fue disuelta por el propio Gira, para su reciente reunión en 2010, con algunos miembros de la formación original y otros nuevos, como el excelente Chris Pravdica, que se ha encargado del bajo desde entonces. El sonido de Swans, como es normal, ha evolucionado mucho, pero siempre se ha sostenido sobre el pilar del ruido y lo experimental. Concretamente, el sonido de la nueva formación de Swans bebe mucho del post-rock, con composiciones largas (los cortes más destacables de cada álbum suelen superar los 20 minutos), repetitivas y, sobre todo, como decíamos, ruidosas, pero también atmosféricas. Así pues, el nuevo trabajo de la banda, The Glowing Man, es, según dijo Michael Gira, el último de esta nueva formación, precedido por My Father Will Guide Me up a Rope to the Sky (2010) y los espectaculares The Seer (2012) y To Be Kind (2014) que representan, sin duda, dos de los trabajos musicales más destacables en lo que llevamos de década.

Con este nuevo The Glowing Man, el último álbum de esta impecable etapa de la carrera de Swans, los estadounidenses no han decepcionado. Sí es cierto que, quizá, le falta algo de esa frescura que rebosaban los riffs de To Be Kind, pero es innegable que los 118 minutos que dura este nuevo LP van a formar parte de los momentos musicales más relevantes no solo de este 2016, sino de la historia de Swans y de la música, con un sonido crudo y atmosférico que no puede dejar indiferente a nadie.

Swans juegan, una vez más, con la repetición de estructuras y riffs hasta la saciedad, transmitiendo al oyente esa sensación de agobio y ansiedad, para finalmente romperla con un estallido de guitarrazos y una cascada de sonidos atmosféricos que te hacen sentir que flotas en el espacio (probablemente en una lluvia de meteoritos). Aquí es donde la producción del trabajo juega un papel fundamental, favoreciendo esta envoltura instrumental que hace que tu cabeza quede al borde del estallido.

Si bien es cierto que Swans no aportan en The Glowing Man nada extraordinariamente nuevo respecto a sus dos predecesores en esta trilogía, el álbum tiene otro sabor. Ahora bien, se necesita estar predispuesto antes de “enfrentarse” a este monstruoso disco, y sobre todo, mucha paciencia. En este trabajo encontramos cortes con intros eternamente largas y etéreas que desembocan, como decíamos, en explosiones de sonidos siempre compuestas por una infinita cantidad de capas densas de instrumentos. Un gran ejemplo de esto es el primer corte del segundo disco del trabajo, la magnífica ‘Frankie M’, en la que, tras una larga intro de puro drone sinuoso y atmosférico, Gira se saca un crescendo de la manga para romper con el riff principal del corte y repetirlo una y otra vez, siempre con una instrumental creciente que te hace olvidar que llevas 10 minutos escuchando el mismo riff.

En relación a esto último, otro punto importante a comentar respecto a The Glowing Man es que, aunque la mayoría de los cortes que encontramos son extremadamente largos, ninguno de ellos resulta pesado ni aburrido. Las canciones progresan de una forma muy natural y suave, casi sin que te des cuenta. Es decir, no solo encontramos una pasmosa cohesión a lo largo de todo el álbum como conjunto, sino que cada corte individual goza también de una asombrosa forma de transcurrir de forma lógica y, como decíamos, natural.

Por último, me gustaría hacer mención especial a la maravillosa forma en la que está estructurada la tracklist de este trabajo, con los cortes de menor duración (‘People Like Us’, ‘When Will I Return’, ‘Finally, Peace’) posicionados estratégicamente para oxigenar el transcurso del viaje que supone la escucha de The Glowing Man.

No hay mucho más que pueda decir de esta bestialidad de trabajo sin meterme a comentar en detalle cada uno de los minutos que lo componen, y para eso necesitaría uno o varios artículos… quizá algún día.

En conclusión, cuando te encuentras frente a un álbum que dura nada más y nada menos que 118 minutazos, y sientes que no le falta ni le sobra un solo segundo, sabes que solo puede tratarse de una auténtica obra maestra.

Género: Rock Experimental / Post-Rock

Valoración personal: ★★★★★ (10/10)

Cortes favoritos: ninguno en concreto, es un álbum que tiene sentido pleno cuando se escucha como un conjunto.

Lee el artículo completo:

Escrito por
Más publicaciones de Carles

Nuevos nombres para el cartel del NOS Alive 2017

El NOS Alive ha incorporado nuevos nombres al cartel de su próxima...
Leer más