13 Reasons Why: la nueva conversación de ascensor

13 Reasons Why

Sexo, mentiras y cintas de casete en 13 Reasons Why.


Todo concursante de reality que se precie sabe que lo importante es que hablen de uno, da igual cual sea el contenido. Algo parecido está ocurriendo con 13 Reasons Why y en el patio de vecinos de Twitter no se habla de otra cosa (con perdón de la “Espe” y su enfangado PP)

Trece razones que serán los trece capítulos en los que Hanna Baker, la protagonista, nos explicará los motivos que la llevaron a acabar con su vida. Tranquilos, no os hago spoiler. En el primer capítulo ya sabemos que Hanna se ha suicidado, como en la mítica Twins Peaks en la que sabíamos desde el minuto uno que a Laura Palmer se la habían cargado.

Hanna (Katherine Langford) deja grabadas 6 cintas de casete (lagrimita de emoción para los que rebobinábamos Depeche Mode con un boli) con cara A y cara B. Cada una de ellas tiene un protagonista, un responsable al que Hanna apunta con el dedo. Clay (Dylan Minnette), uno de los incluidos en la lista, será el hilo conductor y con quién iremos descubriendo el contenido de las cintas. Clay, es el novio que todas las madres quisiéramos para nuestras hijas pero con cara de que le han robado muchos bocadillos en el patio.

Y hablando de abusones roba-desayunos nos vamos directamente al centro de  la trama: el bullying. Desgraciadamente, nada nuevo bajo el sol, pero que los millennials afrontan con un nuevo potenciador del problema, nada más ni nada menos que nuestras queridas RRSS. ¿Quién no ha metido la pata en su juventud o no ha hecho el ridículo hasta el infinito? Probablemente nadie, pero esos pasajes se han diluido en el tiempo, como Rajoy  hace con sus marrones. Pero ahora, si pillas el pedo del siglo, te pueden inmortalizar y antes de abrir el espidifén para la resaca, a tu prima de Murcia le ha llegado la foto por Whatsapp. Selena Gómez, la productora ejecutiva de la seria, sufrió en sus propias carnes el poder de las redes sociales. Imagino que ser la usuaria de Instragram con más followers del mundo mundial no debe ser sencillo.

Pero volvamos con nuestra serie. No os engañaré y os diré que el hype tocó techo cuando en las primeras escenas sonó Joy Division. Y es que la BSO se podría decir que es impecable. En cuanto al desarrollo de los capítulos,  en algunos momentos me pareció estar visionando de nuevo  Sensación de vivir versión 2.0, pero la originalidad del formato me obligó a continuar hasta el final: flashbacks, tiempos narrativos, fotografía. Para los gustos, los colores. Eso sí, me llevé un par de temazos para mi playlist impagables.

¡Que Dios salve Netflix!

@pati_difusa_

Escrito por
More from Pati López

¿Existe otra literatura? La Odisea de Pancho Himmler y Paco Klingon

Facebook Twitter Pinterest LinkedIn WhatsApp ¿Qué no harías por una madre? Lo...
Leer más