Caballito de Mar Man remontan a la lluvia madrileña


Crónica del concierto de Caballito de Mar Man en El Perro de la Parte de Atrás de Madrid presentando su último disco, Monumental Remontada. Les acompañaba Paradiso


Noche de lluvias, algún que otro resfriado y paracetamol. El hombre lobo en Madrid no parecía querer presentarse a pesar del eclipse lunar y las sensaciones no eran buenas. Jugar fuera de casa no es fácil: sabes que el público te mirará despectivamente, silbará y esperará el error para hacer sangre de la herida abierta. Los jienenses Caballito de Mar Man querían conseguir una Monumental Remontada ante la siempre difícil parroquia madrileña. ¡Y vaya si la consiguieron!

Desde redes sociales se avisaba de que el ‘no hay entradas’ llevaba colgado desde hace días en la puerta de la cueva que es El Perro de la Parte de Atrás del Coche. En su anterior visita, este fue el templo que pisaron Caballito de Mar Man y, quizás, amparados en esa superstición repitieron allí la cita. Dos augurios positivos para la mochila. Tras bajar a los infiernos (el sonido de la sala en ocasiones tiende a ser un tanto…particular, una siempre duda de si es la acústica habitual o la de las noches marcadas en rojo), Paradiso nos daba la bienvenida con los acordes de su primera actuación en solitario. Sin Mechanismo ni alharacas de por medio, consiguió que el mal tiempo fuera su aliado y que los presentes nos alegráramos de ello. Por mucha experiencia que se acredite, siempre es complicado presentar por primera vez su proyecto solitario y Paradiso supo jugar sus cartas para que no notásemos ese vacío de músicos a su alrededor. Muy interesante su propuesta multi-instrumental en castellano (que esperamos ver pronto con acompañamientos).

Tras Paradiso, los previos, el calentamiento, el séquito de Caballito de Mar Man ya empezaba a dar sus coces a diestro y siniestro. Su grupo de seguidores, debidamente uniformados con sus coloradas y ferrerescas camisetas, inició los cánticos de guerra para que la banda saliera con la moral por los aires y la confianza de las grandes noches. La remontada estaba servida. Y así fue. Entre seres independientes que creían ser Caroline allanando espacio hacia la luz y algún que otro pipero que no hacía más que relatar sus problemas laborales con el vecino, el público se rindió desde sus primeros fraseos. Unos fraseos en los que combinaron canciones de su último disco (Monumental Remontada, que presentaban), agradecimientos a familiares, amigos y anónimos por acercarse, recuerdos de compañeros padres y temas de sus primeras tomas de contacto (Cap 1 y Caballito de Mar Man).

Palmas a destiempo, connato de trenecito…daba igual el tema que sonara que sus seguidores iban a celebrar el concierto como si de una noche especial se tratase. Como si de una actuación a última hora de festival se tratase. Y sí. Caballito de Mar Man tienen ese don especial para reconvertir espacios, público y localizaciones en su casa, crear una comunión con el público a las primeras de cambio, y mostrar su pop infalible que combina a la perfección el lirismo y la luminosidad. Esa herencia alejada de la sombra indie que les acerca a otras formaciones como Maga o sus paisanos Supersubmarina y que, sin embargo, también nos trae a unos primeros Lori Meyers. Nos quedamos en Andalucía aunque temas (e interpretaciones) como ‘Cosmética’, ‘Sonámbulos’, ‘Teletransportada’ o la propia ‘Monumental Remontada’. Paro o acabo soltando todo el setlist. Sólo faltaban los vasos de mini. Programadores de festivales nacionales, ¿a qué esperan?

Nota: me encanta ver como menores de edad también pueden disfrutar de un ocio tan saludable como la música en directo en las salas de Madrid. Ya era hora, majos.

Más publicaciones de Carolina Cadenas Pazos

Distancias cortas: Varry Brava

Madrid se vacía en agosto. Apenas hay tráfico y uno descubre la...
Leer más